Visitar el Sacromonte por primera vez: puntos que no debes perderte.

Los cuatro puntos que tienes que ver si vas a visitar el Sacromonte por primera vez

Si estás planeando una visita a Granada, lo más probable es que hayas leído eso de que el barrio del Sacromonte es uno de sus puntos obligados. Lo confirmamos: visitarlo constituye una actividad imprescindible.  Por sus cuevas, por el flamenco, por sus vistas. Pero también por su historia. Este barrio, hace años marginal, se ha convertido hoy en un lugar turístico que, no obstante, guarda dentro de sí mucha vida. Una de las zonas que mejor muestran algunos de los elementos más icónicos de la Granada antigua. Sigue leyendo: te contamos todo lo que tienes que hacer la primera vez que vayas a visitar el Sacromonte.

Un viaje a las cuevas del Sacromonte

Quizás uno de sus factores diferenciales sea el hecho de que las construcciones tradicionales del Sacromonte, las viviendas del barrio, suelan ser cuevas. El lugar, que comprende la ladera septentrional del Valle de Valparaíso, emerge sobre una orografía con un desnivel muy pronunciado. Así, los que allí se asentaron construyeron sus casas excavando en la colina, conformando habitáculos cuya fachada recuerda a la de una vivienda normal, pero que, al fin y al cabo, están introducidos en la tierra.

Hoy, encontramos multitud de cuevas en el Sacromonte: desde aquellas que viven al borde de la ilegalidad, hasta las que se han regularizado, albergando incluso negocios dentro de ellas. Buen ejemplo son las cuevas en las que se esfuerzan por mantener la tradición flamenca, celebrando actividades como la zambra.

Miradores del Sacromonte

Como punto alto de la ciudad, el Sacromonte está lleno de rincones desde los que mirar la belleza de la provincia. Encontramos miradores en sus afueras, en entornos naturales, pero también otros plenamente integrados en sus calles.

El mirador de la vereda de en medio, uno de los más populares, nos permitirá deleitarnos con la Alhambra; desde allí encontraremos una perspectiva que nos permitirá disfrutar del monumento de forma pura: como no se percibe el palacio de Carlos V, el visitante podrá ver el conjunto monumental de la Alhambra tal y como era en su origen, sin las expansiones del renacimiento.

Por si fuera poco, el citado mirador está cerca del siguiente punto caliente dentro del Sacromonte: el Museo Cuevas del Sacromonte.

Museo Cuevas del Sacromonte

Situado en pleno Barranco de los Negros, frente a la Alhambra, el Museo Etnográfico y medioambiental del Sacromonte nos da la bienvenida con el objetivo de poner en valor el legado patrimonial de su entorno.

A lo largo de 10 cuevas, podremos observar las condiciones de vida y los oficios tradicionales de los que un día fueron sus habitantes: cestería, cerámica, telar…además de exponer multitud de información sobre el trogloditismo y el flamenco.

La Abadía del Sacromonte

Monumento del siglo XVII y hoy edificio histórico que funciona como parroquia y museo eclesiástico: es en la zona alta del Sacromonte donde encontraremos, por fin, su famosa Abadía.

El edificio tiene tres partes: la abadía, el seminario y la colegiata. Las tres cuentan con un increíble patrimonio: cuadros, obras de arte y objetos de valor incalculable. Un espacio que hace gala de ese aire barroco-granadino tan representativo, con diversas muestras de orfebrería y pintura.

Y no sólo eso: si queremos, podremos ver los libros plúmbeos o plomos del Sacromonte. Veinticinco libros encontrados en la Abadía que guardan dentro de sí, aparentemente, la historia de Granada. Y decimos aparentemente porque su autenticidad es un misterio: muchos hablan de ellos como una de las falsificaciones más sonadas de la historia.

Así, los libros plúmbeos, para los expertos, fueron el último intento de los moriscos granadinos por salvar su religión y su vida: cuentan los que han podido leer ciertos pasajes de estas placas de plomo, que en ellas se encuentran una serie de textos en árabe que conformaban un plan para acercar el cristianismo triunfante del siglo XVI a un islam que luchaba por mantenerse vigente.

Visitar el Sacromonte con Follow Me

Followme Granada te ofrece la posibilidad de adentrarte en este espacio mágico y único en el mundo. Con nuestros guías podrás descubrir las leyendas que, por tradición oral, se han transmitido de generación en generación que ayudan a mantener el misticismo y misterio del barrio. Podrás adentrarte en el Museo de las Cuevas del Sacromonte, un espacio diseñado para que el visitante conozca como era y son las cuevas tradicionales, como se vivía en ellas y como estaban configuradas para los quehaceres cotidianos. Visitaremos también el barrio del Albayzín y, al finalizar la visita, tendréis la posibilidad de asistir a un espectáculo flamenco tradicional en uno de los tablaos más emblemáticos de la ciudad

Planes baratos en Granada: la ciudad por menos de cinco euros

Granada es una ciudad barata; tan barata que hay decenas de planes que puedes hacer de forma muy barata. Culturales, deportivos o culinarios. La ciudad nazarí es una fuente de oportunidades que cualquier persona, independientemente del gasto que pueda permitirse acometer, va a disfrutar.

Desde Follow Me Granada los conocemos todos y te los vamos a contar. Somos expertos en todos los rincones de la capital y en nuestros tour asesoramos a nuestros usuarios para que realicen las mejores actividades sin que suponga un gran desembolso.

Exposiciones gratis; Granada cultural

En Granada hay multitud de exposiciones que puedes realizar de forma completamente gratuita. El Palacio de los Condes de Gabia, la Fundación José Guerrero o la Corrala de Santiago, sin olvidar que, en determinados días del año como el 28 de febrero, el Parque de las ciencias de Granada es gratuito.

El Museo de la memoria de Andalucía en el Centro Cultural CajaGRANADA, alberga, por su parte, multitud de actividades culturales y educativas gratuitas o a precios de risa. Puedes ver cuál es su programación desde este enlace.

Monumentos baratos; Granada histórica

El peso de Granada como ciudad clave de Al Andalus la destapa como una ciudad eminentemente cultural. Hay decenas de monumentos. ¿Por dónde empezamos?

Por la Alhambra, naturalmente. ¿Sabías que si cumples una serie de requisitos puedes visitarla de forma completamente gratuita? 

La Catedral de Granada es otro de esos monumentos que puedes visitar por menos de cinco euros. Esta construcción renacentista y barroca, que data del siglo XVI, después de que Granada fuese reconquistada por las tropas cristianas, asombra a primera vista; en tu primera visita, que puede ser completamente gratuita, quedarás impresionado con sus interiores y la arquitectura diseñada por Diego de Siloé.

Federico García Lorca, uno de los artistas ilustres de la ciudad, tiene parte de su legado en la denominada Casa Museo Federico García Lorca, en la céntrica Huerta de San Vicente: gratis durante determinados días de la semana. Allí verás objetos, bocetos y manuscritos del propio artista; además, podrás dar un paseo por el parque homónimo que cobija el Museo. Este museo es gratis los miércoles.

Hay que tener en cuenta El Bañuelo de Granada, uno de esos monumentos no tan conocidos que arrasa entre turistas y granadinos. El Bañuelo es un antiguo baño árabe muy bien conservado e incluido dentro de una construcción de una mezquita a desaparecida.

La Madraza, que fue la primera universidad con la que contó Granada tras su inauguración en 1349, se usa actualmente para diversas actividades culturales, y representa otro de esos puntos accesibles para todos los bolsillos. 

Terminamos los monumentos gratuitos de Granada con la Casa del Chapiz; un espacio que nos da la bienvenida al Albayzin y que consiste en una construcción típica árabe; sólo por su jardín, en el que nuestros niños podrán corretear a gusto, merece la pena.

Ocio gratis; Granada musical

Granada es una ciudad musical. En los últimos años, multitud de artistas han salido de suelo nazarí, abriéndose paso en la industria y creando tras sí una ola de fans. Como consecuencia, la cultura músical de Granada ha crecido; prueba de ello son los conciertos enmarcados dentro de los ‘Momentos Alhambra’, organizados por las Cervezas Alhambra y completamente gratuitos.

Es habitual ver a grupos de diversos géneros tocando en rincones clave de la ciudad. Y más allá de esta iniciativa, encontramos otras como los conciertos gratuitos en el café la Tertulia, Sala Booga Club, Sala Planta Baja o en la popular Mae West, donde hay conciertos gratuitos en determinados días de la semana.

¡…Y nosotros te guiamos gratis por Granada!

Granada, en definitiva, es una ciudad llena de posibilidades, adecuada para todos los estilos de vida y niveles adquisitivos. Conocerla es asequible y cercano; en nuestros tour gratuitos por el centro histórico, podremos ver el epicentro de su cultura, su mezcla de estilos y sus principales puntos.

Encuéntranos en Fuente de Colón, en Plaza de Isabel la Católica, todos los días a las 9.30h de la mañana. Y vente con calzado cómodo: vas a conocer la ciudad nazarí en todo su esplendor. 

Alhambra, Sierra Nevada y algún secreto: cómo aprovechar la primera visita a Granada

Cuando llegamos a Granada por primera vez, es normal que nos perdamos en todas esas cosas que nos gustaría hacer, pero no sabemos cómo. En ese primer paseo por el Albayzin, en la primera caminata por Gran Vía, veremos la Alhambra al fondo. Querremos saber cómo visitarla; disfrutar de sus jardines, conocer sus salas, el contexto histórico de sus rincones. 

No sólo eso: quien ha estado en esta ciudad sabe que el palacio nazarí no es, ni mucho menos, todo lo que puede ofrecer. El paisaje nos regalará la silueta de Sierra Nevada. Un vistazo rápido tras el que nacerá la necesidad de subir a sus picos, de comprobar la sorprendente diversidad paisajística de la ciudad. Tampoco tardaremos mucho, al andar por sus calles, en respirar un ambiente en el que el flamenco emerge como elemento central. Necesitaremos ver sus espectáculos, empaparnos de su cultura.

Porque la primera vez que visitemos Granada querremos profundizar en sus raíces, en sus principales atractivos, tanto como la duración de nuestra estancia nos permita. Aún planteando un viaje improvisado, sin tiempo para cerrar visitas y comprar tickets con antelación, o programando una estancia corta, de en torno a una semana, podrás conocer los mejores lugares de la ciudad nazarí.

¿Cómo gestionar la primera visita a la Alhambra?

Una vez canalizas ideas y la emoción propia de un viaje, es momento de comenzar a organizarte. En tu primer día en la ciudad, quizás no sea el momento de agobiarte, pero sí debemos realizar un pequeño planning de todo lo que queremos visitar. 

A día de hoy, visitar la Alhambra y el Generalife con un grupo guiado es una de las mejores formas de aprovechar al máximo sus bondades. Haciendo una búsqueda y leyendo en foros, llegarás a una conclusión: tal y como están planteadas las visitas al palacio nazarí, con el número de visitantes limitado, lo ideal era acudir a una empresa que me solucionara los trámites. Sacando los tickets por libre, entre colas y trabas, nos veremos inmersos en una odisea que no nos vendrá nada bien si disponemos de poco tiempo. 

No tardaremos en dar con el portal idóneo para gestionar nuestra visita a la Alhambra. ¿Recomendación? que nos fijemos en dos detalles: que sus guías sean realmente historiadores y que el pack incluya una visita a los jardines del Generalife, la villa rural donde descansaron los sultanes nazaríes de Granada.

Es elemental: cuando visitas lugares así, quien te guía debe tener formación y conocer al detalle el monumento. Además, es crucial que la empresa disponga de entradas y agilice el proceso. De esta forma, en menos de una hora podríamos tener definido el itinerario y cerrada la visita. Al día siguiente, sin problema, estaremos disfrutando de lugares tan emblemáticos como el Patio de los Leones. 

Perdiéndonos en el Albayzin y el Sacromonte

En Granada, si hay algo tan bonito como la Alhambra, es el barrio del Albayzín, escenario declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994 y lugar donde debes pasar varios días conociendo sus rincones y miradores. Hablando con diversos turistas que deciden ir por libre coinciden en dos detalles: en la sensación de haberse perdido muchos lugares y en la impresión que les causó los que pudieron ver.

Porque, vayas o no por libre, disfrutarás mucho de sus vistas y pasarás algunos de los mejores momentos del viaje. El mirador de San Miguel Alto, San Nicolás o la escondidísima Plaza de Carvajales. En un futuro las recordarás y te darán ganas de volver. 

Hay lugares, eso sí, a los que no sabrás llegar solo. La Fuente del Avellano, sin ir más lejos, uno de los páramos más bonitos de la ciudad, no sale en las guías. Desde ella tendremos una vista panorámica de otra de las joyas de la ciudad, el Sacromonte. Es importante contar con la ayuda de un guía que haya crecido en la ciudad: quedarás enamorado de sus secretos. 

¿Subir a Sierra Nevada sin haberlo programado? 

Si durante las jornadas anteriores te has perdido por las calles del Albayzín, has visitado los Jardines del Generalife o el Patio de los Leones de la Alhambra y has tenido tiempo para tapear por el centro, habrás pensado en que antes o después tienes que subir a Sierra Nevada.

Si no has planificado nada antes del viaje, no te preocupes: subir a Sierra Nevada, aún así, es posible. Aunque sea diciembre y no tengas ropa para ir tan abrigado como -creerás- el lugar lo merece. Haber viajado sin coche tampoco es un obstáculo: no obstante, hay que descartar la posibilidad de ir por libre, ya que necesitas equipación, vehículo y guía. Organizando un tour por Sierra Nevada, en poco más de un día, te gestionarán el equipamiento, el traslado en 4×4, el seguro de asistencia y te asignarán un guía titulado. 

Disfrutar de un espectáculo flamenco


Si nos quedan fuerzas para nuestras últimas noches, conocer la cultura flamenca de Granada a través de algún espectáculo sería un broche de oro para nuestra estancia. En pleno centro histórico de la ciudad, encontramos, por ejemplo, en el Tablao Los Olvidados, uno de los más recomendados de la provincia. 

En él podremos disfrutar de cantes y bailes de una hora de duración; una experiencia intensa y emocional que que nos hará comprender el peso cultural de Andalucía y la multitud de matices y culturas que confluyen en el flamenco.