10 Miradores de Granada que no puedes perderte

Granada es una ciudad que atrapa y enamora, sus calles estrechas, sus placetas y sus rincones hacen que sea uno de esos lugares por los que merece la pena perderse. En esta entrada os contamos cuales son los 10 miradores de Granada que no puedes perderte cuando vengas a visitar la ciudad.

Mirador de Granada

El mirador de Granada se encuentra emplazado en el acceso habilitado para vehículos de la Alhambra, en las inmediaciones del parking del conjunto monumental. Se trata de un espacio amplio, relativamente alejado de la ciudad, y situado en la colina de la Sabika. Esto le confiere unas inimitables vistas del conjunto completo de la ciudad de Granada y de la Vega. Parada obligatoria para todos los que visiten la Alhambra

Mirador de San Nicolás

Alhambra desde San Nicolás

By Amjad Sheikh (Own work) [CC BY 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0)], via Wikimedia Commons

Se trata de uno de los enclaves más populares para los viajeros en Granada. Desde él proclamó Bill Clinton en 1997 que se contempla «la puesta de sol más bonita del mundo«. Desde el mirador de San Nicolás se aprecia Sierra Nevada, y frente a ella, la Alhambra y los jardines del Generalife, además de una vista amplia de la ciudad de Granada, el centro de la ciudad y la Vega.

Una de las características que hacen que la puesta de sol sea inigualable desde este punto es precisamente la presencia de Sierra Nevada. Las imponentes montañas nevadas reflejan durante el invierno y la primavera los rayos del sol poniente, tintando el cielo de colores púrpuras, rosas y violetas, confiriendo un contraste de este a oeste de la vista que sobrecoge a los viajeros.

El nombre del mirador le viene dado por la Iglesia ubicada en esa misma plaza, la Iglesia de San Nicolás, construida en 1525 y actualmente, en rehabilitación. En este enclave se encuentra también la Mezquita Mayor de Granada (que cuenta también, con otro mirador, menos concurrido y con las mismas vistas).

El mirador es popular entre los viajeros y es un enclave habitual para fotos. El espacio suele estar amenizado por un grupo de tocaores y fabricantes de guitarras, además de varios puestos de artesanía y múltiples bares y restaurantes para disfrutar de una cerveza en presencia de tan buenas vistas.

Mirador de San Miguel Alto

Vistas desde el mirador de San Miguel Alto Granada

Se trata del mirador con mayor altura de la ciudad de Granada. Se encuentra en la ermita de homónimo nombre que copa la cima de la colina donde se ubican los barrios de Albayzín y Sacromonte. La vista desde este mirador copa no sólo el complejo monumental de la Alhambra, sino la ciudad al completo, parte del Albayzín, Sacromonte y la Vega.

El camino de acceso permite al viajero cruzar la muralla Zirí, vestigio de los orígenes de la ciudad, así como su reconstrucción moderna. Para acceder a este mirador, situado a considerable altura, se puede hacer mediante autobús (Línea N9 desde Jardines del Triunfo) o a pie, siguiendo las múltiples rutas que conectan el bajo Albayzín con esta zona.

Mirador de Carvajales

Este mirador goza de un encanto especial ya que no muchos lo conocen y su acceso requiere caminar entre las laberínticas callejuelas del Albayzín, subiendo desde Calle Elvira o bajando desde San Nicolás. Desde Carvajales se puede apreciar una singular vista de la Alhambra desde una altura inferior, contrapicado. La impresión de este mirador deja a los viajeros sin aliento, pues las calles estrechas se abren de golpe en una plazoleta con una fuente a modo de estanque plano, circundada por árboles y con una visión amplia y completa del complejo monumental. Se trata de un lugar ideal para ver la Alhambra de noche, la placeta de Carvajales es muy popular entre los locales y siempre suele haber gente.

Mirador de San Cristóbal

Vista de la Catedral de Granada desde el Mirador de San Crsitóbal

El mirador de San Cristóbal, emplazado en el barrio del Albayzín, está situado a una altura considerable. Goza de varias inscripciones en la piedra que hace de muro semicircular que lo rodea, estas inscripciones señalan hacia los elementos que se pueden ver en el horizonte, como el Suspiro del Moro, el lugar en el que, según la leyenda, el Rey Boabdil se dio la vuelta con lágrimas en los ojos tras haber rendido la ciudad a los Reyes Católicos, momento en el que su madre, Aixa, le dijo «Llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre«. La Torre de la Vela, o la Catedral de Granada son algunos de los elementos visibles desde este punto, así como una buena parte de la Vega de Granada.

Silla del Moro

Esta Atalaya fue construida como elemento de vigilancia y defensa de los jardines del Generalife y las huertas que abastecían a la ciudad palatina de la Alhambra, el enclave protege la Acequia Real de la Alhambra, responsable del agua corriente del complejo.

La Silla del Moro recibe su nombre presumiblemente del siglo XVI, donde las ruinas que allí había se antojaban como una especie de sillón desde la distancia. Se encuentra emplazado en la parte alta de la colina de la Sabika, que comparte con la Alhambra. Durante la ocupación francesa este enclave fue usado como polvorín, y cuando las tropas napoleónicas se retiraron, lo volaron casi por completo. No sería hasta 1929 cuando se restauraría.

Desde la Silla del Moro se aprecia una perspectiva completa de la Alhambra y la zona oeste de la ciudad de Granda. Está ubicada en una zona de difícil acceso a la que se suele ir en coche. Muchos visitantes deciden subir a pie bien por los bosques de la Alhambra bien por la cuesta de los Chinos, ambos paseos son muy agradables a pesar del pronunciado desnivel.

Mirador de la Churra

El mirador de la Churra, cuyo nombre original  es Yûrra, se encuentra en el barrio del mismo nombre. Se trata de un mirador poco conocido y no excesivamente visitado. No dispone de bancos o espacios para sentarse más allá de un pequeño muro que lo limita.

Se encuentra en la colina de la Sabika, a los pies de la Alhambra y sobre el río Darro. Es un espacio muy apacible durante el verano ya que, por su localización, recibe pocas horas de luz solar directa, lo que lo hace ser un rincón fresco desde el que disfrutar de una amplia vista del Albayzín y del centro de Granada.

Mirador de Santa Isabel la Real

Está situado en una plaza junto al Monasterio de Santa Isabel la Real. El espacio donde se ubica es conocido popularmente como «el Huerto del Carlos». Se trata de un espacio ajardinado con una fuente cuya planta es una estrella nazarí hecha de mármol. Se encuentra a poca distancia del mirador de San Nicolás y con unas vistas que nada tienen que envidiarle, está menos concurrido, dispone de más espacio y además es un lugar ideal al que ir con niños, ya que hay columpios y zonas habilitadas para ellos.

Mirador de la Vereda de Enmedio

El mirador de la Vereda de Enmedio o Verea de Enmedio se encuentra en pleno Sacromonte, un barrio al que merece la pena ir solo por su estilo, sus gentes y su tradición. Para llegar a él basta con subir por la cuesta del Chapíz hasta la cuesta de los Chinos (¡Ojo! No confundir con la Cuesta del Rey Chico, cuyo nombre popular es «de los chino). Desde ahí, comienza la Verea de Enmedio, cuyo tramo final acaba en este mirador con vistas a la Alhambra desde el Noreste.

No es un mirador popular ni lo conoce mucha gente, está retirado pero el lugar goza de un encanto único.

Abadía del Sacromonte

Vista de la Alhambra y Granada desde la Abadía del Sacromonte

El mirador más alejado de la ciudad, situado al final del camino del Sacromonte. Se sitúa en una zona conocida como Monte Valparaíso, en la zona más distal del barrio gitano por tradición de la ciudad. La Abadía es en sí, impresionante, en ella se encuentran los archivos históricos de la ciudad de Granada y se trata de un complejo que salvo en contadas ocasiones, nadie visita. Tanto el camino como las vistas son de belleza sobrecogedora. Desde aquí se percibe «la vista más pura de la Alhambra» ya que el palacio de Carlos V queda completamente invisibilizado, permitiendo al viajero apreciar el aspecto original de la ciudad palatina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *