Planes en familia y con niños en Granada

Si estás pensando en hacer una escapada a Granada y viajas con niños este artículo es el tuyo. Viajar en familia exige pensar una serie de planes para que los niños también se diviertan, y desde Followme Granada nos hemos propuesto ayudarte.

Granada ofrece un amplio abanico turístico gracias a su localización geográfica. A 40 minutos de Sierra Nevada, a 50 de la playa, y con un río que la cruza por completo. Por otro lado, acoge a lo largo del año interesantes eventos de ocio con enfoque infantil, que suponen una gran opción para todos aquellos que viajan en familia o con niños.

Por lo tanto, esperamos que con el siguiente artículo conozcáis algunas de las opciones que esta ciudad ofrece para disfrutar en familia, y consigáis que vuestros hijos también se enamoren de su belleza, ya desde pequeños

Tren turístico para conocer Granada

Dependerá de la edad de tus hijos, pero por norma general los más pequeños de la casa tienden a cansarse o a quejarse por recorrer la ciudad andando mucho antes que los adultos. Por ello, una buena manera de recorrer Granada será en el transporte público, o haciendo uso de su tren turístico.

Este tren eléctrico ofrece un recorrido bastante completo por todas las ubicaciones relevantes de la ciudad. Podréis subir y bajar del mismo tantas veces como queráis, ya que se asemeja al concepto de autobuses in-off de tantas ciudades. Además, ofrece audioguías individuales en diferentes idiomas que harán el recorrido más ameno.

Tours gratuitos a pie

Otra opción con la que mantener a los niños y más jóvenes de la casa entretenidos son los tour gratuitos, con los que conocer Granada de mano de guías que conocen la ciudad a la perfección.

Al mismo tiempo que podréis conocer la historia de la ciudad os recomendarán rincones menos visitados, así como buenos restaurantes donde descansar y disfrutar de una buena tapa.

Granada de sierra en familia

Subir a Sierra Nevada en invierno a disfrutar de un día en la nieve es una opción que seguramente llame la atención de los niños. Podréis realizar un pequeño curso de iniciación al esquí en algunos de los clubs, o simplemente haceros con un trineo y deslizaros colina abajo.

Al mismo tiempo, durante la estación de verano Sierra Nevada es un gran destino para realizar excursiones y practicar senderismo. Existen multitud de excursiones, de mayor a menor intensidad. Es por ello, que Sierra Nevada es una buena opción para disfrutarla en familia en cualquier época del año.

Algunas excursiones, como la subida al pico del Veleta, están especialmente enfocadas al público más joven, ya que buena parte del recorrido puede ser recorrido mediante telesilla. De este modo, los más pequeños podrán alcanzar la cima sin cansarse en exceso.

Granada de parques infantiles

Sabemos que los padres de niños más pequeños no pueden perderse una visita a algún parque infantil, y por ello os ofrecemos algunos de los más grandes y divertidos para los niños.

En pleno centro de Granada podréis encontrar el Parque de Federico García Lorca, ubicado en torno a la Huerta de San Vicente, residencia de verano del poeta y su familia. Este parque cuenta con más de 71.000 metros cuadrados de extensión, para que los niños puedan correr y disfrutar tanto de su vegetación como de su zona de juegos.

Otro de los parques en Granada con gran interés para las familias es el Parque Tico Medida, situado más a las afueras, aunque muy cerca del Parque de las Ciencias. Es un parque más sencillo pero perfecto para disfrutarlo en familia.

Por otro lado, si os interesa visitar uno de los barrios más turísticos de Granada, como es el Realejo, antes podéis hacer una parada en su parque del Campo del Príncipe. En él los niños podrán disfrutar a sus anchas mientras vosotros conversáis junto a una buena cerveza en cualquiera de sus restaurantes ubicados en la misma plaza.

Aprender jugando en el Parque de las Ciencias

Una de las visitas casi obligatorias para aquellos que visiten Granada con niños es el Parque de las Ciencias. Este museo es el más visitado de toda Andalucía, y se debe principalmente a la amplia variedad de contenido y a sus exposiciones temporales, que invitan de nuevo a visitar sus instalaciones.

Entre las más famosas se encuentra su exposición BioDomo, que según su propia web es un espacio dedicado a la educación, conservación e investigación de la biodiversidad del planeta. En ella los niños podrán estar en contacto con más de 250 especies de animales y plantas tropicales, en una pequeña reproducción de la selva amazónica en la misma ciudad de Granada.

Al mismo tiempo, en su museo los niños podrán disfrutar de las exposiciones interactivas, dedicadas al conocimiento del cuerpo humano, la biosfera, o algunos juegos de lógica.

Museos, playa y río

Si vuestra idea es pasar varios días en Granada y la visitáis durante los meses más calurosos, quizá os interesen algunos de los siguientes planes que os proponemos.

Como ya hemos mencionado con anterioridad, Granada se encuentra a sólo 50 minutos de la costa, y esto lo convierte en un destino perfecto para disfrutar de un día pasado por agua. Playas como las de Almuñécar o La Herradura pueden ser una buena opción para disfrutar de un día en familia. Además, en Almuñécar podréis visitar el parque acuático Aquatropic. Al mismo tiempo existe la posibilidad de visitar otro parque acuático en el centro de Granada, el Aquaola.

Pero si lo que buscáis es disfrutar de la naturaleza, podéis escapar de la ciudad y visitar el río. Zonas como la Alfaguara, o incluso Dílar ofrecen tramos donde el río es visitable, y los niños podrán disfrutar de algunas horas dentro del agua.

Por lo tanto, esperamos que con este artículo hayáis podido conocer algunas de las opciones disponibles para hacer turismo en Granada en familia, y que no temáis en visitar esta ciudad con los más jóvenes de la casa.

Planes románticos en pareja para realizar en Granada

Si estás pensado en tener una escapada romántica a Granada, o vives en la ciudad y quieres sorprender a tu pareja, este artículo es para ti. Déjate aconsejar por Followme, y disfruta de la Granada más romántica de la mano de gente que realmente conoce y ama la ciudad.

Seas o no de Granada, dejarse seducir por esta ciudad es algo bastante sencillo. Entre sus calles se mezclan diferentes estilos arquitectónicos, que lejos de dar una sensación de recargo o agobio dotan a Granada de una singularidad propia, fruto de su pasado histórico.

Por ello, esta serie de planes harán de tu fin de semana o de tu cita algo diferente y que recordar.

Cena con vistas a la Alhambra

Sabemos que es una de las opciones más típicas, pero hay a quien le siguen gustando los clásicos. En el Albaycin hay varios restaurantes con unas fabulosas vistas a este palacete árabe, que te harán disfrutar de una noche inolvidable y romántica. Muchos de ellos son antiguas viviendas que han sido restauradas a medida con el fin de hacerle sentir al visitante como en casa. De este modo se puede disfrutar de una experiencia muy acogedora y hogareña.

Escapada de fin de semana en la nieve

¿Has pensado en sorprender a tu pareja con un fin de semana de nieve y chinea? Sierra Nevada ofrece una gran oferta cultural para todos los públicos y todas las edades. Además de disfrutar de dos días esquiando o encima de tu snowboard por la noche tienes infinidad de planes.

Podréis tener una romántica cena en alguno de sus restaurantes o salir de fiesta si sois de los que prefieren la marcha en alguno de sus pubs. Por otro lado, siempre os quedará la opción de chimenea y manta y disfrutar de una noche de juegos de mesa. Eso ya depende del plan que más se ajuste a vosotros.

Escapa de fin de semana en La Alpujarra Granadina

Si necesitas evadirte de la rutina junto a tu pareja, y desconectar por un fin de semana, Las Alpujarras Granadinas son tu destino, porque además de tratarse de un maravilloso retiro natural, podréis dejar salir vuestro lado más romántico. Te invitamos a que te dejes perder por estos pueblos de blancas fachadas y casas bajas, donde disfrutar de una inmejorable gastronomía local.

El famoso plato alpujarreño, aunque algo copioso, es una delicia que no puedes dejar pasar si vienes de visita a Granada. Por otro lado, para los más deportistas este también es un destino a resaltar.

Granada se caracteriza por su escarpada cordillera montañosa, que cruza la provincia de este a oeste. Podrás disfrutar de la cara sur de la misma con algunas de las rutas de senderismo que este paraje natural ofrece.

Subir al Mulhacén, al Veleta, o hacer la ruta de 7 Lagunas son algunos de los senderos por los que desconectar y vivir dos días sin demasiada cobertura.

Spa y Baños árabes

Granada fue ocupada casi 10 siglos por el pueblo árabe, y eso además de un legado arquitectónico, también ha dejado una tradición perfecta para hacer en pareja. En Granada podréis disfrutar de una relajante tarde dentro de un spa o unos baños árabes, al tiempo que os olvidáis de todo con un masaje.

Dejaos cuidar entre aguas termales y agradables olores, gracias a este plan tan romántico.

Espectáculo de flamenco en Granada

¿Y qué os parece una velada disfrutando del mejor flamenco? Granada tiene una larga tradición entorno a este estilo musical. Algunos de los grandes artistas del panorama internacional son oriundos de Granada, por lo que visitando La Casa Del Arte Flamenco tendréis el espectáculo inolvidable.

Además encima del escenario se sitúa su restaurante Faralá, un elegante y romántico lugar donde disfrutar de una experiencia gastronómica en pleno centro de Granada.

Jardines de la Alhambra y Carmen de los Mártires

Otra de las opciones para disfrutar de Granada en pareja que te proponemos es pasear por sus parques y jardines. Entre ellos destacamos los jardines de la Alhambra y el palacete contiguo, llamado Carmen de los Mártires, donde podréis evadiros en una tranquilidad inesperada en pleno centro de la ciudad. Al mismo tiempo, desde estos jardines podréis deleitaros con unas vistas inmejorables de la urbe.

Por otro lado, siempre puedes optar por una visita guiada de la mano de alguno de nuestros guías, con los que descubrir la ciudad y su historia de manera totalmente gratuita.

Atardecer con vistas a la Alhambra

Disfrutar de Granada es bastante sencillo, pero ver atardecer con vistas a la Alhambra no es algo que se pueda disfrutar todos los días, además de ser un plan perfecto para hacer en pareja en la ciudad. Por ello, te recomendamos que localices algunos de los miradores de los que ya hemos hablados en otros post y te prepares para ver atardecer cómodamente sentado.

Entre ellos, el Mirador de San Miguel es uno de nuestros preferidos, ya que permite ver la ciudad desde lo más alto.

vistas a la Alhambra desde el Mirador de San Nicolas

Merienda en algún café o tetería acogedora

Además del barrio de la Calderería, donde disfrutar de un delicioso té junto a un muy azucarado postre árabe, en Granada cada vez es más común encontrar cafés independientes y con un estilo muy cuidado, donde se sirven cafés e infusiones de todos los sabores y orígenes.

Más allá de las tradicionales cafeterías granadinas que ya cuentan con una larga tradición, y en donde deberéis probar el obligatorio pionono, dulce típico local, en Granada cada vez se cuida más al café, donde muchas parejas ya son habituales clientes.

Ruta de tapas por el centro

Granada es nacionalmente conocida por sus tapas, y aunque bien es cierto que hay que saber elegir destino, disfrutar de unas cañas junto a un buen plato de pescado frito, o un pequeño plato alpujarreño es una idea más que obligatoria para aquellas parejas que quieran disfrutar de una Granada romántica.

Esperamos que este post os sirva como inspiración para disfrutar de algunos de los planes románticos para hacer en pareja en Granada, y os animéis a disfrutar de esta maravillosa ciudad desde otro punto de vista.

Razones para visitar Granada en invierno ¿Cómo hacer turismo en Granada sin sufrir el frío?

Granada es conocida a nivel nacional por ser una de las ciudades más frías del país. Sus características geográficas, que la sitúan en mitad de un valle junto a Sierra Nevada, hacen que sea una ciudad que alcance temperaturas incluso negativas en ciertos días del año.

Sin embargo, no es una de las ciudades más atractivas de la península por nada, y eso hace que visitarla en invierno también sea algo altamente recomendable y que permite ver una cara muy diferente de esta ciudad tan turística y que suele estar tan colmada de visitantes.

A lo largo del siguiente artículo expondremos una serie de planes con los que poder aprovechar la ciudad de Granada durante sus meses más hostiles, para aquellos a los que el frío los tenga un poco dubitativos. ¿Preparados? Pues vamos a ello.

Granada de museos y calefacción

Granada cuenta con algunos museos en los que además de refugiarse del frío se pueden pasar unas horas muy agradables disfrutando de su contenido.

Entre algunos de ellos queremos destacar el Parque de las Ciencias, museo más visitado de Andalucía y que se ha convertido en un referente internacional de la difusión científica. Entre sus más de 70.000 metros cuadrados de extensión podemos encontrar un planetario, un espacio donde observar y conocer la fauna y vegetación de los trópicos, o incluso una sala dedicada a los más pequeños, donde poder descubrir y aprender haciendo experimentos científicos.

Altamente recomendada para pasar un agradable día si vienes a visitar Granada en invierno con toda la familia.


Otro de los museos con gran afluencia de visitantes, entre otras razones por su ubicación, es el Museo de las Bellas Artes, en el interior del Palacio de Carlos V, recinto de la Alhambra. Este museo alberga unas 2.000 piezas de arte, entre cuadros y esculturas, donde predominan los estilos barroco y renacentista.

Además de que el edificio en su exterior es interesante de visitar, ya que se trata del único edificio europeo que tiene forma cuadrada en su exterior y redonda en su interior, su contenido merece la visita.

Gratuito para todo europeo, y con un precio de 1’50€ para el resto de visitantes, se trata de una exposición que permite disfrutar de una completa y variada serie de obras artísticas, además de poder conocer el interior del Palacio de Carlos V.


Granada, una ciudad de mil caras

Aunque se dice que en Granada las estaciones intermedia, como la primavera y otoño, brillan por su ausencia, esta ciudad sabe enamorar a su visitante en todos los momentos del año, y una de las razones son sus paisajes.

La emblemática postal de las vistas a la Alhambra desde el mirador de San Nicolás cambia considerablemente si se trata de verano o invierno, ya que la Sierra aparecerá con o sin nieve.

Una frase muy común entre los habitantes de esta ciudad es “Ya hay nieve en la Sierra” lo que indica el inicio de las bajas temperaturas. El granadino vive pendiente de este momento, ya que significa el inicio de la temporada de esquí, y de los gorros de lana.

Algunas de las vistas más impresionantes son las de la Alhambra y Sierra Nevada desde cualquiera de sus miradores, así como las que ofrece la parte alta de Granada desde la Avenida de Colón. Desde ambas localizaciones se puede disfrutar de un paisaje urbano cubierto por una capa blanca de nieve de Sierra Nevada.

Que no falten los platos tradicionales

Otra de las ventajas de visitar Granada durante los meses más fríos es poder disfrutar de sus típicos platos de invierno. Como ya hemos comentado en post anteriores, Granada cuenta con una amplia variedad de platos, tanto dulces como salados, y algunos de ellos sólo están disponibles en determinadas épocas del año.

No es el caso de los churros con chocolate, que podrás disfrutar de ellos en cualquier mes del año, pero si bien es cierto que en invierno disfrutarás doblemente de ellos. En Granada existen algunas churrerías muy típicas que harán de una merienda o desayuno un momento de placer.

Por otro lado, se encuentra la Cuajada de carnaval, un postre muy típico que se puede empezar a disfrutar desde que se acaba la Navidad, hasta un poco después de Carnaval. Se trata de un postre típico granadino que se elabora usando los mantecados, polvorones y demás postres sobrantes de Navidad.

Practicar deportes de invierno


Otra de las ventajas de visitar Granada es invierno, es disfrutar de su oferta de ocio deportivo. Granada está situada a unos 30 – 40 minutos de Sierra Nevada, lo cual la convierte en un destino muy atractivo para aquellos que estén interesados en practicar deportes de nieve como el snowboarding o el esquí.

En ella se pueden encontrar una amplia gama de escuelas y clubs con los que poder iniciarse en este mundo. Al mismo tiempo, los deportistas más aventajadas podrán disfrutar de sus amplias pistas, ya que ofrece pistas de mayor y menor dificultad.

Por otro lado, para aquellos que prefieran un entretenimiento menos arriesgado y más económico, Granada también cuenta con varias pistas de patinaje sobre hielo, donde los niños, e incluso los más mayores, podrán disfrutar entre culetazo y culetazo.

Hace menos frío del que te esperas

Y por último, si todo esto no te ha terminado de convencer, podemos asegurarte de que hace menos frío del que te imaginas. Aunque se encuentra a la falda de Sierra Nevada, Granada presenta un clima lo suficientemente seco como para que cubrirte de ropas de abrigo sea suficiente para aislarte del frío.

Al contrario de lo que puede pasar en ciudades más húmedas de interior, Granada permite disfrutar de sus calles durante las horas de sol si vas bien abrigado, por lo que no debes preocuparte demasiado.

Esperamos que con este artículo os animéis a visitar esta hermosa ciudad, en cuyo caso quizá os interese contratar alguno de nuestros tours gratuitos con los que conocer la ciudad de una forma diferente.

Postres típicos de Granada

Seguimos de ruta gastronómica. Acompañanos en esta ocasión, para descubrir los postres tradicionales de Granada, a prueba de los paladares más golosos.

En nuestro último artículo hablamos de los platos más típicos de Granada, entrantes y platos principales, por lo que en esta ocasión queremos continuar con la gastronomía de la provincia y nos centraremos en sus postres, entre los que hemos podido encontrar 8 dulces nada aptos para diabéticos.

Pionono de Santa Fe

Este dulce que cuenta con más de 150 años de historia, es fruto de Ceferino Isla, un devoto repostero que en 1854, queriendo rendir culto al rey y también papa Pío IX (Pío Nono) creó este diminuto manjar tan apreciado en la provincia de Granada. El dulce, aunque a día de hoy cuente con varias adaptaciones de la receta original (pionono de chocolate, pionono de chocolate blanco-vainilla y pionono de mandarina) sigue manteniendo la forma que tanto preocupó a su creador.

El papa Pío, algo rechoncho, ataviado con su balandrán blanco, y su solideo sobre la coronilla, están presentes en esa pequeña representación que Ceferino hizo del papa. El papel blanco que lo protege y sirve de bandeja, representa la capa que cubría al papa; la capa superior de crema azucarada y tostada hace las veces de solideo, y la forma achatada representa la constitución del bien asentado rey.

Aunque pocos granadinos lleguen a conocer la historia, la familia Isla, originaria de Cantabria, le dio a Santa Fe un postre emblemático que sigue ganando adeptos año tras año. Existen tartas de pionono, helados de pionono, e incluso palmeras de pionono. Y es que en Granada nos tomamos muy en serio este postre.

Huesos de santo

Aunque su consumo se extienda por toda la península, en Granada existe una larga tradición de comer estos pequeños y empalagosos dulces hecho a base de mazapán el Día de Todos los Santos, es decir el 1 de noviembre que coincide con la recogida de la almendra.

Este dulce y su particular forma, son famosos tanto en Semana Santa como a principios de noviembre, y se elabora a base de almendras, azúcar, y en ocasiones con patatas. Se hace una masa con estos ingredientes, que después se rellena de una mezcla de yema y azúcar, y se espolvorea con azúcar glasé. Son de reducido tamaño, pero es que su elevado contenido calórico tampoco invita a comer más de 3 seguidos.

En los últimos años, que la repostería tradicional está siendo testigo de más innovaciones, se han podido encontrar huesos de santo no sólo rellenos de yema, sino también de chocolate, praliné, o incluso yogur. Igualmente, parece que la receta tradicional sigue conservando más adeptos.

Cuajada de Carnaval

Si pensabas que los huesos de santo eran empalagosos, espera a ver de qué se compone este dulce, que como su nombre bien indica, se consume en víspera de Carnaval.

De origen dudoso, ya que se atribuye su autoría a la época mozárabe, pero al llevar cerdo parece una teoría poco creíble, la fecha en la este dulce se empieza ver por las pastelerías granadinas es después de Reyes. el motivo, es que tradicionalmente surgió como manera de dar salida a todos los polvorones y mazapanes que no habían sido consumidos a lo largo del periodo navideño.

Otra de las características de este dulce, es el recipiente que lo contiene, un lebrillo de barro, o lo que en Granada se conoce como fajalauza, cerámica típica de Granada. Este lebrillo es pintado de blanco, y decorado con motivos árabes en tonos verdes y azules, entre los que nos puede faltar el fruto del granado, emblema de la ciudad.

La cuajada de carnaval consiste en ir alternando en este lebrillo, capas de mazapanes, cabello de angel y crema de almendras fritas, cubiertas de azúcar glasé y canela.

Cassata de Los Italianos

En pleno centro de la ciudad, y con recetas artesanales, esta heladería familiar cuenta con gran prestigio tanto en Granada como en toda Andalucía. Sus helados enamoran a todo el que los prueba, y sus creadores, la cuarta generación de unos italianos que en plena Guerra Civil decidieron abrir una heladería, siguen sin querer revelar la fórmula de sus delicias.

Entre sus mejores creaciones se encuentra la cassata, una ya tradicional tarta helada que llena las calles del centro durante los meses de verano. Estos heladeros se inspiraron en el tradicional postre siciliano que comparte nombre con esta tarta helada, y está compuesto por una base de helado cremoso, una capa de sorbete de fruta, nata montada, fruta confitada y todo ello acompañado de crocanti de almendra.

Este postre se sirve dentro de un cucurucho y su tradicional servilleta de papel. Deliciosamente perfecto para las tardes de verano en la calurosa Granada.

Tortas de la Virgen

Toda buena celebración tiene su postre que la homenajea, y la torta de la virgen viene a celebrar el Día de la Virgen  que se celebra el último domingo de cada septiembre. Originalmente esta torta estaba hecha sobre una masa de harina y rellana de una capa de cabello de ángel, pero como ya hemos visto con postres anteriores como el Pionono o los huesos de santo, a día de hoy es bastante típico encontrarla en las pastelerías de Granada rellena de chocolate, crema dulce o incluso nueces.

El Día de la Virgen de las Angustias en Granada con esta torta cuya masa lleva harina, levadura, un tercio de aceite, y el toque especial que se lo da el anís anís.

Tocinillo de cielo de Guadix

Este postre también es tradicional de finales de septiembre, cuando se celebra la procesión de la Virgen de las Angustias. Su origen está estrechamente ligado a la elaboración de vino de la zona, ya que los bodegueros usaban las claras de huevo batidas para limpiar las impurezas de sus caldos.

Para su elaboración se necesita azúcar, claras de huevo, agua, canela y cáscara de limón, con la que se consigue crear una masa, y cubrirla de almíbar. Su nombre se debe a que originalmente también se elaboraba en conventos de manera masiva.

Soplillos de la Alpujarra

Los soplillos, tan tradicionales en la zona de la Alpujarra granadina, son un postre de origen moruno elaborado a base de harina, miel, huevo, aceite de oliva y almendras.

Su elaboración es bien sencilla, y consiste en montar las yemas de huevo con el resto de ingredientes. Esto da lugar a una masa espesa y espumosa, que lleva al horno durante varios minutos y que al enfriarse queda de color blanco y con textura acristalada que se va deshaciendo poco a poco en la lengua.

Torta real de Motril

Este postre, tradicional del pueblo costero de Motril, es conocido como la versión andaluza del mazapán de Toledo. Tiene origen moruno, y se elabora a base de almendras y caña de azúcar, ingrediente que en su época era típico de la vega motrileña.

Dice la leyenda, que su nombre se debe, a que durante la época de Isabel II, un conocido noble de la zona quiso promocionarla entre la corte, y que su consumo se concentra durante los meses de invierno, alrededor de la Navidad.

Esperamos que con este post hayáis podido aprender un poco más sobre la tradición granadina, y la amplia gastronomía que la nutre, no sólo en sus famosas tapas y platos típicos, sino también en sus postres.

Platos típicos de Granada

Granada es una provincia de playa y montaña, por lo que sus platos típicos no podían dejar de lado esa variedad  geográfica. Acompáñanos en este viaje por la cocina típica granadina y llenate los ojos de deliciosos platos.

Entrantes granadinos

Granada es bien conocida por sus tradicionales tapas, platos que acompañan de manera gratuita las bebidas de sus bares. Pero más allá de eso, hay un serie de entrantes tradicionales de la zona que no podemos pasar por alto.

Jamón de Trevélez

Nacional e internacionalmente conocido, esta tipología de jamón que cuenta con denominación de origen, es producido en la comarca de Granada, concretamente en el pueblo de la Alpujarra granadina, Trevélez.

Su especial sabor se debe a su delicado y cuidado proceso de curación, que puede durar de entre 12 a 24 meses. Otra de sus características es las condiciones naturales en donde se seca, a 1.7000 metros de altitud, lo que permite obtener un producto de excelente calidad sin la necesidad de añadir conservantes.

Caracoles

Este plato amado y odiado por partes iguales es bastante popular en la provincia de Granada. En barrios como el Albaycin cuentan con varios locales con larga tradición en este plato. Al que sepa apreciar su sabor le elegrará saber que es un alimento bajo en grasa y con un alto porcentaje proteico, además de contar con un toque picante perfecto para los fríos días de invierno.

Acompañado de una buena hogaza de pan, este plato suele servirse en marmitas de barro, y se come con palillos de dientes, para así poder sacar el bicho de su interior.

Remojón Granadino

Este plato tan típico de Granada suele encontrarse como tapa en muchos bares del centro durante la época de Semana Santa, ya que tradicionalmente los 40 días antes del viernes santo en España no se comía carne, siendo mucho más habitual el consumo de pescado.

Este plato, aunque sencillo, presenta una combinación de sabores que puede no ser santo de devoción de muchos paladares. Sin ingredientes son: naranja, bacalao seco, cebolleta, huevo duro, aceitunas negras, y todo eso aliñado con un buen chorreón de aceite y sal.  Esto termina por conseguir una mezcla agridulce que se sirve frío.

Habas con jamón

Muchos recordarán pasar largas tardes de invierno junto al brasero desmembrando vainas pasar sacar las verdes habas de su interior. Este plato típico se sirve de tapa y de plato principal y es acompañado con pequeños tacos de jamón y un sofrito de cebolla.

A los amantes de las verduras este sencillo plato, acompañado de un huevo, les encantará.

Saladilla

Para acabar con los entrantes, no podíamos dejar de lado las famosas saladillas. Estos pequeños panecillos ganan adeptos con los años. Su toque de aceite y la sal gorda que los caracteriza los hace perfectos para acompañar cualquier comida.

Son famosas las panaderías del Albaycin, donde por sólo 1€ el visitante puede llevarse una bolsa llena de estas pequeñas delicias.

Comidas principales granadinas

Habiendo dado un buen repaso a los entrantes granadinos, a continuación hablaremos de los platos principales, con los que seguir relamiéndonos.

Plato Alpujarreño

Si hay un plato granadino que todo el mundo conoce, ese es el plato alpujarreño. Aunque no sea la opción más saludable o ligera para un almuerzo, este plato está compuesto principalmente por carne de cerdo, como morcilla, lomo, longaniza y jamón serrano. Todo ello debe ir sobre una base de aceitosas patatas a lo pobre, y dependiendo de la zona, incluso pimientos verdes fritos y huevo.

Tortilla Sacromonte

Esta tortilla poco tiene que ver con la típica tortilla española, aunque en algunas ocasiones de elabore con patata. La receta original de la tortilla Sacromonte está elaborada por huevos, sesos, criadillas y otros tipos de casquería. Algunas de sus versiones esta tortilla puede llegar a incluir nueces, guisantes o incluso pan rallado para ganar consistencia.

Dada sus características, no todos se atreverían a probarlas, pero para paladares más atrevidos, esta tortilla con toques de vino blanco y laurel es todos un manjar.

Olla de San Antón

Este consistente caldo debe su nombre a la tradicional matanza que se celebra (o celebraba) en día 17 de enero con motivo del día de San Antón. Las familias se reunían en torno a esta olla que se cocina con arroz, habas y gran cantidad de partes del cerdo, donde no podía falta una morcilla. En muchas familias se cocinaba todo en la misma olla, pero a la hora de servirlo se reservaba en un plato aparte toda la carne de cerdo. Este plato de carne se comía al final, y es conocido como la pringá.

Potaje de Hinojos

El potaje o puchero de hinojos se trata de un plato con tanta tradición como el puchero tradicional. La principal diferencia entre el puchero de hinojos y el tradicional son las verduras, donde en esta receta se lleva todo el protagonismo el hinojo, y en el puchero, dependiendo de la región y el comensal, se puede añadir zanahoria, cebolla o pimientos y tomates.

Este plato tenía especial relevancia hace más de un siglo cuando la población vivía en el campo, ya que el hinojo es una mala hierba que crece de manera natural en estas zonas climáticas. Durante los últimos años esta receta se cocina cada vez menos ya que no se suele destinar tierra de campo a su cultivo, o no tiene tantos adeptos como para destinar una partida a su recolección. Sin embargo, algunas familias todavía aprovechan sus salidas campestres para recolectar algo de esta planta y llenarse los estómagos

Choto al Ajillo

Este plato es la esencia de la Alpujarra granadina hecha comida. Aunque poco ligero, este plato calienta los estómagos con su sofrito de tomate y sus ajos. Tradicionalmente se cocinaba en una gran olla sobre un fuego de leña.

Gachas de ajos quemados

Si queremos pensar en un plato típico de gente humilde, las gachas de ajos quemados son el mejor ejemplo. Si obviamos los ajos, las gachas de sémola han sido siempre la comida que nuestros abuelos recuerdan de su infancia de postguerra.

Esta versión de las gachas de sémola se elabora con un sofrito de tomate y pimiento seco, junto a unos cuantos ajos y almendras, haciendo que la masa quede mucho más compacta y recia. En algunos restaurantes es posible encontrarlas con torreznos o daditos de carne de cerdo muy frita. Todo un reconstituyente para un frío día de invierno.

 

Espeto sardinas

Aunque no sea exclusivo de Granada, esta provincia tiene una larga tradición de turismo en la costa tropical, y eso significa en otras palabras un espeto de sardinas frente al mar. Este barato manjar se elabora a fuego de madera, siendo los espeteros quienes ensartan las sardinas en ramas de caña de azúcar, tan común en este tipo de latitudes.

Son famosas las postales de barcas de madera que son usadas como barbacoas para cocinar estos espetos de sardinas. Si visitas la costa granadina durante el verano lo puedes irte sin haberlos probado.

Moraga de sardinas

Este guiso marinero tiene sus orígenes en la época de la Granada árabe, de ahí su nombre que en mozárabe significa asado. Este guiso hecho a base de sardinas y vino blanco se cocina sobre una cazuela de barro, y es tradicional de zonas de costa.

La sardina es cocinada a fuego lento en una base de cebolla y tomate, que acompañado de una buena hogaza de pan calma el hambre de cualquiera.

Esperamos que hayáis disfrutado de este paseo por la cocina tradicional andaluza, y os dejéis caer por sus calles del centro de Granada o del Albaycin donde muchos de ellos pueden ser degustados a muy buen precio.

Rutas por Granada Gratis

Las Mejores Rutas para hacer en Granada Gratis

¿Vas a venir a Granada y no sabes qué hacer? Desde Followme te recomendamos las mejores rutas gratis para disfrutar de esta maravillosa ciudad ¿Empezamos?

Leer más

Sacromonte Tour

Visita el Sacromonte

El Sacromonte de Granada es uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad. Junto a Albayzín, el centro histórico y el Realejo conforman el núcleo urbano de la antigua Granada Nazarí y medieval. De los tres barrios emblemáticos, el Sacromonte es quizás el que más misterioso de todos ellos. En él se ha producido una fusión cultural sin igual. De orígenes inciertos, se cree que en este distrito oriental confluyeron judíos y musulmanes expulsados de Granada con los nómadas gitanos, que en 1499 se vieron forzados o a volverse sedentarios o a trabajar, de acuerdo a la Pragmática Sanción sobre los egipcianos de los Reyes Católicos.

Sacromonte Tour

Asentamiento troglodita

Si por algo es célebre el Sacromonte es por su vivienda tradicional. La cueva. El barrio del Sacromonte comprende la ladera septentrional del Valle de Valparaíso. Al norte del Río Darro. Se trata de una orografía escarpada con un desnivel muy pronunciado. Aquellos que se asentaban en esta ladera, construían sus casas excavando la colina, dejando un corte vertical recto a modo de fachada. La cara exterior de estas cuevas es idéntica a la de cualquier vivienda, no obstante, estas se introducen en la tierra. A día de hoy las cuevas siguen siendo habitables y muchas de ellas se han convertido en espacios visitables, como el Museo de las Cuevas del Sacromonte o las propias cuevas flamencas, donde se celebran las Zambras.

La Zambra

Es en el Sacromonte donde nace este estilo de danza gitana que se cree, es una evolución de las danzas moriscas con influencias de la danza del vientre. El choque entre la cultura morisca y gitana da lugar a este baile que se arraiga en la tradición de las nupcias gitanas. Ya en el siglo XVIII, los viajeros románticos quedan prendados de ella, dándola a conocer al mundo. De esta época y de este lugar, nace precisamente el tópico del español vestido de gitano. Las familias gitanas esperaban la llegada de los visitantes preparados para representar su baile, ataviados con las ropas tradicionales. Cuando los viajeros llegaban, los gitanos bailaban para ellos.

Su fama ha trascendido las barreras geográficas y son muchos los autores, como el propio Hemingway, que narraron sus experiencias en las cuevas de los gitanos.

Las vistas desde el Sacromonte

Otro de los motivos que hacen que adentrarse en el Sacromonte sea obligatorio para el visitante son, precisamente, su vistas privilegiadas de Granada, la vega y la Alhambra. Desde esta zona de la ciudad se encuentra la vista «más pura» de la Alhambra, y es que nos permite admirar la ciudad palatina desde un ángulo en la que no se percibe el Palacio de Carlos V. De este modo el viajero puede atisbar cómo era el conjunto monumental en su origen, sin las expansiones cristianas del renacimiento.

Visita el Sacromonte

Followme Granada te ofrece la posibilidad de adentrarte en este espacio mágico y único en el mundo. Con nuestros guías podrás descubrir las leyendas que, por tradición oral, se han transmitido de generación en generación que ayudan a mantener el misticismo y misterio del barrio. Podrás adentrarte en el Museo de las Cuevas del Sacromonte, un espacio diseñado para que el visitante conozca como era y son las cuevas tradicionales, como se vivía en ellas y como estaban configuradas para los quehaceres cotidianos. Visitaremos también el barrio del Albayzín y, al finalizar la visita, tendréis la posibilidad de asistir a un espectáculo flamenco tradicional en uno de los tablaos más emblemáticos de la ciudad

¿Quieres visitar el sacromonte? ¡Reserva tu visita ahora!

 

 

 

Visita el Albayzín

Granada es una ciudad que trasciende los muros de la Alhambra. Más allá de la ciudad palatina sobre la colina de la Sabika, nos encontramos con una ciudad dinámica con miles de rincones únicos por los que es un auténtico placer perderse. El viajero que pisa la ciudad por vez primera, es probable que de Granada haya escuchado mentar la Alhambra, pero que desconozca el patrimonio cultural vasto y sin parangón que circunda el entorno del centro histórico.

Desde FollowMe Granada damos un servicio integral para garantizar que los visitantes tienen opciones fiables para conocer la auténtica magia de la capital nazarí, esa que se cuece en las plazas del Albayzín, se alimenta con los quejíos del barrio gitano del Sacromonte y que se baña de la luz del Realejo. El centro histórico de Granada está rodeado de maravillas esperando a ser descubiertas, y nosotros te damos unas pinceladas de lo que sí o sí, debes ver en Granada. Hoy hablaremos del barrio del Albayzín. El antiguo barrio árabe de la ciudad.

Albayzín

De Jebulon – Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21175790

El barrio del Albayzín está considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

El origen de esta zona de la ciudad se ha perdido en los anales de la historia. Los primeras trazas de civilización que se encuentran en el barrio son las de una muralla íbera que se construyó en algún momento entre los siglos V y I A.C. En el barrio abundan restos romanos y existe discrepancia en las población que quedó tras la caída del imperio. Tras la llegada de los musulmanes el principal núcleo de población que se encontraba en las inmediaciones de la ciudad era Elvira, situada en lo que hoy es el municipio metropolitano de Atarfe.

Lo que está claro respecto al Albayzín es que en él encontramos los primeros vestigios de la población Granadina como tal. Sería en el año 1013 cuando los Ziríes, que vinieron para combatir junto a Almazor, fundaron la Taifa de Granada, tras el ocaso del califato de Córdoba. Los Ziríes buscaron un enclave de fácil defensa y trasladaron la capital de la otrora Cora de Elvira a la nueva Medina Garnata. Construyeron una gran muralla defensiva que rodeaba por completo lo que hoy día se conoce como Albayzín.

Este barrio vivió su máximo esplendor durante el gobierno de la Dinastía Nazarí, un reino próspero y rico que vivía del comercio y que fue nutriéndose de una creciente población a medida que los cristianos avanzaban por la península. Mientras Europa entera se veía sumida en una profunda crisis, el reino Nazarí siguió creciendo y prosperando. Sus puertos centralizaban el comercio entre Barceloneses, Genoveses, el Magreb y el Norte de África.

Durante los siglos de gobierno de la dinastía Nazarí el Albayzín fue el barrio del pueblo llano y los comerciantes, quedando la Alhambra como ciudad de los reyes, la nobleza, ejército y servicio.

A día de hoy el barrio conserva su esencia original, calles estrechas que protegen del sol circundadas por casas de dos plantas pintadas en cal blanca. Las callejuelas están empedradas con el doble objetivo de que no se formasen charcos y de facilitar el agarre a los caballos que tuviesen que desplazarse por las cuestas. Estas calles forman un laberinto intrincado de difícil recorrido para el visitante, en el que es fácil perderse. Cada pocos cientos de metros las casas se abren y dan lugar a pequeñas plazas y plazoletas, generalmente entorno a fuentes de agua y aljibes.

El barrio del Albayzín cuenta con vistas inigualables de la Alhambra, allí se encuentran los miradores más conocidos de la ciudad de Granada. Un espacio donde confluyen la luz, las vistas y el aroma de los naranjos, los galanes de noche y las madreselvas que tapian las fachadas de los cármenes, la vivienda tradicional del Albayzín. Grandes casas con espacios ajardinados donde los musulmanes cultivaban vid para producir vino y comerciar.

Es de obligado paso para los visitantes de la ciudad de Granada el recorrer las zonas bajo y alto Albayzín. Si estáis planeando un viaje a Granada no dejéis de echar un vistazo a nuestras visitas guiadas por esta zona. Nuestros guías oficiales, granadinos enamorados de su tierra, te desgranarán los entresijos, leyendas e historias que completan la magia de este enclave único en el mundo.

VER VISITAS GUIADAS ALBAYZÍN 

Caña Flamenca

Festival La Caña Flamenca

Este verano tiene lugar en la Costa Tropical Granadina la primera edición del festival «La Caña Flamenca». Un certamen que traerá a los municipios de Salobreña, Motril y Almuñécar a figuras de primer orden del panorama flamenco nacional. En este certamen se podrá disfrutar de figuras como Arcángel, Eva la Yerbabuena, Farruquito o Carmen Linares entre otros.

El mejor plan de verano en Granada

Desde Followme Granada, agencia especializada en visitas guiadas y Free Tours en Granada ofrecemos varios paquetes que permitirá a los visitantes disfrutar no solo del mejor flamenco, sino de las características propias de la costa granadina, que tiene mucho más que ofrecer que el sol y la playa.

Almuñecar

Almuñécar es uno de los enclaves donde tiene lugar el certamen. Este municipio es una de las joyas históricas de la península ibérica, pues se trata no solo del primer asentamiento civilizado del territorio nacional (ataño fue la primera colonia fenicia en lo que hoy es España) sino que por sus tierras pasaron también los romanos.

La historia de este singular enclave se remonta al año 1.500 antes de Cristo. Cuando los fenicios establecieron en este lugar una colonia que poco a poco fue desarrollándose hasta convertirse en una ciudad de cierta relevancia en el Mediterráneo. A partir del siglo III Almuñecar alcanzó su máximo esplendor siendo uno de los puertos especializados en la elaboración del garum, una pasta de pescado fabricada con las tripas del salmonete mediterráneo que se empleaba para hacer una sopa muy consumida en todo el imperio.

La ciudad llegó a ser considerada el puerto más relevante del Reino Nazarí de Granada.

En la actualidad Almuñécar cuenta con una amplia oferta cultural y de ocio que ofrece a los visitantes una experiencia única. Followme Granada os ofrece la posibilidad de acudir a La Caña Flamenca el día 29 de julio, día que se podrá disfrutar del espectáculo de Eva la Yerbabuena. Y el 12 de agosto, jornada en la que Dorantes & Marina Heredia ofrecerán el espectáculo «Esencias» en el que colabora de manera especial Farruquito.

MÁS INFORMACIÓN Y RESERVAS AQUÍ

Salobreña

Salobreña es una de las joyas de la provincia de Granada. Este pequeño municipio de 12.000 habitantes cuenta con una configuración que recuerda en cada rincón al barrio granadino del Albayzín.

Emplazado sobre una colina rocosa, el pueblo de cal blanca se erige sobre el Mediterráneo, coronado por el castillo de nombre homónimo. Se trata de un entorno acogedor, de calles estrechas y empedradas y multitud de plazas y recovecos que lo convierten en un laberinto digno de ser explorado. La historia de Salobreña se remonta al neolítico y por este asentamiento, de importante carácter defensivo en la antigüedad, han pasado Fenicios, Cartagineses y Romanos. Sería durante la época del reino Nazarí de Granada cuando el castillo sería erigido.

Salobreña es uno de esos lugares en los que merece la pena perderse. Con Followme Granada podrás venir a disfrutar de su arquitectura, sus calles y su gastronomía con motivo de La Caña Flamenca. En este municipio podrás disfrutar del espectáculo «Lucero del Alba» protagonizado por una gran figura del flamenco como es Carmen Linares, acompañada por El Pele, Ivan Vargas, Miguel Mira «El Pepino» y Julio Fajardo.

MÁS INFORMACIÓN Y RESERVAS AQUÍ

Motril

 

La capital de la Costa Tropical y motor económico de la región, los orígenes de la ciudad de Motril son inciertos y son múltiples las teorías que existen sobre su nacimiento. La actualmente segunda ciudad más importante de la provincia de Granada adquiere su máxima relevancia a partir del siglo XVII. En este momento la Costa Tropical Granadina se convierte en uno de los productores más relevantes de caña de azúcar. Y sería la caña de azúcar la que se conformaría como motor económico de la región hasta bien entrado el S.XX.

Actualmente en Motril se puede encontrar la antigua fábrica de azúcar que aglutinaba el procesamiento de toda la producción de la costa. Gracias a este modelo productivo, Motril es célebremente conocida por su Ron.

Si deseas disfrutar de una de las ciudades más vivas de Granada, Followme Granada te lleva a este enclave para que conozcas la industria de la caña de azúcar, disfrutes de su gastronomía y cates su magnífico ron. El 7 de julio podrás disfrutar de Kiki Morente, David de la Jacoba y Sara Sánchez en un despliegue del talento más joven del certamen. El 13 de julio será Manuel Lombo el que presentará su disco Lombo & Bambino y finalmente, el plato fuerte, tendrá lugar el 21 de julio con el cantaor onubense Arcángel.

MÁS INFORMACIÓN Y RESERVAS AQUÍ

No dejes pasar esta oportunidad de descubrir la Costa Tropical Granadina. Un enclave mágico con mucha historia que contar.

Visita Privada Alhambra

9 Cosas que no puedes perderte en Granada

 Qué mejor forma que visitar Granada saboreando cada rincón de la ciudad, del arte, la historia y los monumentos de interés de la ciudad.

La Alhambra

Alhambra desde San Nicolás

By Amjad Sheikh (Own work) [CC BY 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0)], via Wikimedia Commons

Es un lugar de visita obligada, un conjunto monumental que se encuentra entre el top de los lugares más visitados de España y Europa. La Alhambra en si misma cuenta con infinidad de rincones que merece la pena descubrir de manos de un guía profesional y experto, como con los que contamos en Follow Me Granada. Los palacios Nazaríes, el Patio de los Leones, los Jardines del Generalife, el Palacio de Carlos V e incluso la Alcazaba configuran un entramado arquitectónico complejo y que ha sufrido diferentes alteraciones y cambios con el paso de los siglos. La historia de la Alhambra es la historia del nacimiento y evolución de la propia ciudad de Granada, testigo de los cambios sociales, políticos y económicos de la capital y de su entorno.

La Capilla Real de Granada

Kolforn (Wikimedia) [CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0) or Attribution], from Wikimedia Commons

La Capilla Real de Granada se encuentra en pleno corazón del Centro Histórico de la ciudad. Situada entre la Catedral de Granada y la Madraza, la Capilla Real fue construída entre los años 1505 y 1517 por orden de los Reyes Católicos. El estilo gótico tardío, el enclave misteriosos y angosto y la exquisita decoración interior, con esculturas, pinturas, tablas flamencas e italianas y orfebrería (como la corona de los Reyes Católicos), hacen que la visita a este espacio sea obligatoria para los turistas.

En su interior se encuentran los sepulcros de ambos Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso. La historia de este enclave no está exenta de sus propias leyendas, como la que narra que durante la invasión napoleónica los soldados franceses asaltaron las tumbas de Isabel y Fernando y esparcieron los huesos por la calle. Se trata de un enclave de gran belleza histórico artística.

El Bañuelo

El Bañuelo
Se trata de unos baños árabes del siglo XI. Se encuentran en un excelente estado de conservación y están situados a los pies de la Alhambra, en la calle Acera del Darro, a mitad de camino entre Plaza Nueva y el Paseo de los Tristes. Fue uno de los pocos baños árabes que fueron respetados tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos. Se trataba de un enclave de tal belleza que fueron conservados a pesar de que entre los cristianos los baños árabes gozaban de mala fama (la tradición cristiana del medievo no era afín a los baños).

Actualmente son uno de los mejores conservados dentro de España y su visita es obligada para los visitantes de Granada. Se trata de un complejo amplio, con grandes bóbedas que disponen de múltiples tragaluces bien octogonales, bien con forma de estrella nazarí, sustentadas sobre grandes arcadas de estilo árabe. El responsable de la restauración y actual buen estado de conservación del Bañuelo fue Torres Balbás, arquitecto del siglo XX que fue pieza clave en la restauración de muchos de los enclaves de Granada tras el decadente estado en el que se encontraba la ciudad y sus monumentos tras el siglo XIX.

La Abadía del Sacromonte

Abadía del Sacromonte III
La Abadía del Sacromonte es un enorme complejo situado en el monte de Valparaíso (Sacromonte), que contiene las Santas Cuevas, la propia Abadía, el Colegio Nuevo y el Colegio Viejo de San Dionisio.

Esta imponente abadía data del siglo XVII, basada en el estilo arquitectónico de El Escorial. Su construcción finalizó en el siglo XVIII, con las últimas ampliaciones del complejo. En la Abadía del Sacromonte se encuentra uno de los archivos documentales más importantes de Andalucía, con más de 22.000 ejemplares entre los que se encuentran los libros plúmbeos o manuales médicos de Averroes. Se trata de un patrimonio cultural sin parangón en la ciudad de un alto valor histórico.

La Casa de Zafra

Situada sobre la acera del Darro, a escasos metros del Bañuelo, se encuentra esta casa Nazarí del siglo XIV. Una casa de dos plantas como muchas otras del barrio del Albayzín (que conforme avanzaban los Reyes Católicos hacia el sur, se fue poblando haciendo necesaria la ampliación de las viviendas existentes). Se trataba de una casa nobiliaria que tras la conquista de la ciudad, fue entregada al secretario de La Reina Isabel, Don Hernaldo de Zafra, junto a las propiedades colindantes. Tras el fallecimiento de éste en estos terrenos se construyó el convento de Santa Catalina de la Siena. Esta casa se mantuvo dentro de la propiedad durante años, lo que conservó su estructura prácticamente a la perfección durante años.

La Casa del Chapiz

Casa de Lorenzo el Chapiz (Granada)

La Casa del Chapiz se encuentra situada en la cuesta de nombre homónimo, justo donde arranca el camino que conduce hacia el Sacromonte. La Casa del Chapiz realmente contiene dos viviendas, la casa de Lorenzo el Chapiz y la casa de Hernán López el Feri, ambas de estilo morisco del siglo XVI, ambas ocupan una enorme parcela de terreno que contiene varias huertas y patios con unas singulares vistas a la Alhambra y al Albayzín.

Casa Museo Manuel de Falla

Manuel de Falla es un compositor gaditano, muy cercano a la ciudad de Granada, donde vivió durante veinte años. Aquí en la casa-museo se pueden descubrir los objetos personales, sus recuerdos y regalos. La casa conserva gran parte de los objetos personales del compositor, ya que huyó con vistas a volver tras la ejecución de su amigo, el poeta Federico García Lorca, y en la casa se conservan aún su piano, su escritorio y sus enseres personales.

El Hospital Real

Su escultura es gótica y plateresca. Se encuentra en las proximidades de los Jardines del Triunfo y el Convento de los Capuchinos. Dentro del hospital Real, se encuentra el patio de los Mármoles y el Patio de la capilla. Se trata de un imponente edificio cuya construcción fue iniciada por orden de los Reyes Católicos y finalizó durante el reinado de Carlos V, en el 1525. El hospital funcionó en primera instancia como hospital para pacientes de sífilis, pero con el paso de los años fue adquiriendo diferentes funciones, desde funcionar como hospital para enfermos mentales hasta residencia de ancianos. En 1971 el hospital pasó a formar parte de la Universidad de Granada, actual propietaria del enclave, cuyo uso principal es del de sala de exposiciones y biblioteca.

El Paseo de los Tristes

Si bien no se trata de un monumento en sí, este espacio abierto situado al final de la carrera del Darro es uno de los de mayor belleza de la Ciudad de Granada. Recibe su nombre de los cortejos fúnebres que por allí pasaban, ya que era la única vía de acceso al Cementerio de San José. Este nombre coloquial que le venía dado por las plañideras que allí se congregaban para llorar a los muertos es con el que se conoce hoy día.

Desde la amplia plaza abierta y peatonal que es el Paseo de los Tristes se puede apreciar una singular vista desde los pies de la Alhambra.